Jardines de la Reina

Jardines de la Reina

Cosas que hacer - general

A 60 millas bajo el sur de Cuba, entre las provincias de Ciego de Ávila y Camagüey, se encuentra este paradisíaco archipiélago conformado por 250 islotes coralinos vírgenes y abundantes manglares, que se extiende como un filamento sobre el mar en una longitud de 75 millas. Fue descubierto por Cristóbal Colón, quien le dio el nombre en honor a la reina Isabel la Católica.

Declarado Parque Marino en 1996, se tiene especial cuidado en conservar toda su riqueza natural. Posee uno de los arrecifes de coral más sanos de los que se tengan noticias, y se toma como referencia para saber cómo eran los corales originales, antes del paso del hombre.

Uno de los indicadores de que existe un arrecife sano es la cantidad de tiburones que en él habitan. En Jardines de la Reina coexisten unas seis especies y un gran número de ellos: sedosos (Carcharhinus falciformis); de arrecife (Carcharhinus perezi); limón (Carcharhinus acronotus); punta negra (Carcharhinus melanopterus); cabeza de martillo gigante (Sphyrna mokarran) y nodriza (Ginglymostoma cirratum). En algunas épocas del año, entre julio y noviembre, es posible el avistamiento de tiburones ballena (Rhincodon typus), el pez más grande del mundo.

El arrecife está conformado por corales estrella, corales negros, gorgonias y corales laminares. Habitan en él, además, innumerables variedades de peces, moluscos y esponjas de brillantes colores de casi todas las especies del Caribe. Entre los peces habituales de mayor tamaño se encuentran los meros, que alcanzan varios kilogramos de peso y suelen interactuar mansamente con los buzos. También pueden observarse grandes langostas y pequeños peces como los gobios y los blenios.

Otros de los atractivos de esta zona son los cocodrilos. Se desplazan con toda tranquilidad entre las aguas cristalinas y se les pueden tomar fotos o nadar junto a ellos siguiendo las instrucciones de los guías de buceo que operan en la zona.

Los manglares ocupan alrededor del 90 porciento de la extensión del archipiélago. En ellos se puede encontrar una exuberante diversidad de vida, tanto entre sus raíces como en sus ramas, donde anidan multitud de aves y tiene su hogar la jutía conga (Capromys pilorides pilorides), especie de roedor endémico de Cuba. En las playas, de arena blanca y muy fina, se pueden observar iguanas e infinita variedad de moluscos.


Fotos etiquetadas:
X.V: Xavier Safont
N.L: Noel López
G.L: Greg Lecoer

COMPÁRTEME
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
País Cuba
Área (km2)2100
Ubicación

Deporte y naturaleza

Al ser un espacio protegido, el buceo responsable es la única actividad autorizada en esta zona.
Se requiere un gran dominio de la flotabilidad para no dañar los corales.
Los programas son organizados y guiados por buzos experimentados que acompañan a los interesados en sus inmersiones.
Deporte y Naturaleza imagen

Lamentablemente no hay hoteles en esta ubicación en el momento.

Lamentablemente no hay self-catering en esta ubicación en este momento.

Buceo en Jardines de la Reina

Buceo en Jardines de la Reina

Jardines de la Reina
Precio por persona desde 2.089
Una semana inolvidable de inmersiones en uno de los fondos marinos mejor conservados del mundo. Prop Más info

Lamentablemente no hay ofertas de cruceros en esta ubicación por el momento.

Lamentablemente no hya ofertas de renta de coches para esta localazación en este momento.

Sitios de interés

Algunos puntos de buceo:

Farallón:
Es uno de los mejores puntos de buceo en Jardines de la Reina. Se trata de una montaña enorme de coral de 17 metros de profundidad, dividida en cuatro debido a unos túneles que la horadan, los que alcanzan una longitud de 30 metros, por tres de ancho y diez de alto. Posee una abertura en la parte superior que permite la entrada de mucha luz solar. Aquí se pueden encontrar varias especies de tiburones (sedosos, de arrecife, etc.), tortugas, sábalos y otros peces.

Pipín:
El arrecife se encuentra a 15 metros de profundidad, y es un paisaje de cuevas que se adentran a unos 24 metros de profundidad y espectaculares desfiladeros. Aquí el arrecife exhibe sus más brillantes colores y muestra una diversidad vital impresionante, conformada por cardúmenes de roncos, lucios, traviesos sábalos plateados, tortugas, rayas águila, tiburones sedosos y de vez en vez un tiburón martillo gigante

Vicente:
Se bucea en la caída, en el borde que desciende de 20 a 40 metros y luego se pierde en el abismo a 800 metros. La visibilidad es de más de 40 metros. En la pared se pueden observar abundantes colonias de coral negro y, de vez en vez, la silueta majestuosa del tiburón martillo gigante (Sphyrna mokarran).

Coral Negro I y II:
La profundidad mínima en la parte superior del arrecife es de 24 metros y el fondo arenoso se encuentra a unos 30 metros. El arrecife está horadado por canales que discurren perpendicularmente a la costa hasta alcanzar la caída. Habitan aquí más de 30 tiburones de arrecife (Carcharhinus perezi), que nadan alrededor de los buzos; un poco más allá, cerca de los corales y los canales de arena, viven peces loro, rayas de espina (Dasyatis americana), grandes meros y abundantes lucios.

Otros sitios:

Mangles Altos:
Bosque de mangles de más de 20 metros de altura situado al norte de Cayo Caballones. Es un lugar mágico, un paisaje poco habitual, que ofrece una sensación de paz incomparable.
Sitios de interés image