Viaje por el territorio de la Virgen de Cuba

Basílica de la Caridad del Cobre

El próximo 8 de septiembre se celebra en Cuba, y donde haya cubanos, el día de la Virgen de la Caridad del Cobre. No importa si se tienen creencias religiosas o no, la mayoría conoce algo de su historia y sus milagros, ha visitado su santuario o sabe dónde está y exterioriza su devoción o la respeta en su interior, pues La Caridad no es solo una advocación de María, es uno de los símbolos de identidad de la nación cubana.

La simbología nació con su hallazgo y su primer acto de veneración, ocurridos en una vasta zona que hoy se encuentra repartida entre las provincias de Holguín y Santiago de Cuba. Un día huracanado de abril de 1612 o 1613, Juan Moreno, esclavo cobrero del Rey, junto a los hermanos indios Juan y Rodrigo de Hoyos, mientras navegaban en una canoa por la Bahía de Nipe en dirección a las salinas que allí se localizan aún, divisaron la pequeña imagen sobre la espuma del oleaje, con un niño Jesús en brazos y un escrito sobre la tabla en la que flotaba, que decía: «Yo soy la Virgen de la Caridad».

Península del Ramón

Ubicada en el municipio de Antilla, Holguín, esta franja costera que antiguamente se conocía como Punta Corojal, mide unos 25 kilómetros y separa la bahía de Nipe de la bahía de Banes. Declarada Reserva Florística, es un exhuberante espacio colmado de manglares, bosques, preciosas playas y salinas. En una de estas salinas situada en Punta Negra, al sur de Canalito, es donde se supone que Juan Moreno y los hermanos Hoyos recogieron la sal.

En la península habitan infinidad de aves endémicas y mariposas y es hogar de la polimita (polymita), considerada el molusco terrestre más bello del mundo por los brillantes y diversos colores que adornan su concha. Es un lugar pleno de leyendas, por donde se dice que vaga el fantasma del corsario alemán William Hastings, quien viviera allí hasta su muerte. Se accede por tierra o desde el mar, y es visitado de vez en vez por turistas que viajan en cruceros que atracan por 24 horas en el puerto de Antilla.

El Cayo de la Virgen

Aunque la historia original lo desmiente, algunos afirman que los popularmente llamados «tres Juanes» llevaron la efigie al que hoy se conoce como Cayo de la Virgen. De ahí que este agreste y solitario promontorio marino, donde actualmente sobreviven las ruinas de un oratorio y se levanta una cruz, sea visitado por quienes consideran que fue el lugar que recibió a la Virgen en su entrada a Cuba. Inaccesible antiguamente cuando subía la marea o cuando llovía, ahora se puede acceder a él desde Playa Morales, a través de un terraplén ubicado entre los desembocaduras de los ríos Nipe y Centeno. A partir de este punto inicia el denominado Camino de la Virgen.

El Camino de la Virgen

Abarca desde la Bahía de Nipe, incluyendo el Cayo de la Virgen, hasta el actual emplazamiento de su santuario en El Cobre, la Basílica de la Caridad del Cobre. Este itinerario recorre diversos senderos y poblados, repletos de evidencias materiales del acontecimiento, entre los que destaca el que fuera el hato aborigen de Barajagua, hoy un asentamiento ubicado en el municipio de Cueto, Holguín, donde se erigió la primera ermita de culto a La Caridad. Dicha ermita ha sido reconstruida recientemente para convertirla en un recinto de paso para peregrinos.

El Camino de la Virgen fue declarado Monumento Nacional el 8 de septiembre de 2012, junto al Paisaje Cultural del Cobre e invita a ser recorrido en toda su extensión. El trayecto puede efectuarse a pie, en vehículos o transporte animal y es una de las atracciones religiosas y turísticas más importantes de las provincias de Holguín y Santiago de Cuba.

Basílica de la Caridad del Cobre

Independientemente de los que recorren la histórica ruta, hasta el santuario viaja medio millar de personas cada día para participar en la misa, y muchos otros lo visitan para cumplir promesas o admirar la arquitectura y majestuosidad del templo. En un altar móvil de mármol y plata se yergue la figura morena, ataviada con su capa de oro, la misma que en 1916 y a petición de los veteranos mambises, declaró Patrona de Cuba el Papa Benedicto XV y a la que en 1998 coronó el Papa Juan Pablo II.

La Caridad del Cobre se distingue de otras advocaciones marianas por sus particulares atributos: la barca, desde la cual la adoran los «tres Juanes» – representación de los nacidos en tierra cubana; la semiluna invertida, que se dice relacionada con amuletos de deidades taínas; el escudo de Cuba bordado en su traje (a partir de 1916); y su identificación sincrética con Oshún, diosa de las aguas dulces en el panteón yoruba, protectora de las gestantes y las parturientas.

Bajo el Camarín de la Virgen se encuentra la Capilla de Los Milagros, un espacio devoto donde los creyentes depositan sus ofrendas, entre las que se pueden encontrar desde joyas hasta los más comunes objetos, de gran valor espiritual para los creyentes. Una de las ofrendas más singulares es la medalla que reconoce el Premio Nobel de Literatura a Ernest Hemingway. La mayoría de visitantes regresa a casa con pequeñas piedras brillantes, extraídas de la vieja mina de cobre cercana, consideradas talismanes de buena suerte.

Cayo Saetía | Paul en Flickr http://goo.gl/BK9xov

Cayo Saetía

En la zona de influencia de lo que llamamos aquí el territorio de la Virgen, se encuentra Cayo Saetía. Ubicado a la entrada de la Bahía de Nipe, tiene una extensión de 42 km². Posee una riqueza natural incalculable, constituida por diversidad de plantas y animales autóctonos y exóticos y playas de finas y blancas arenas. Su plataforma submarina cuenta con arrecifes coralinos e infinidad de peces tropicales. A él llegan excursiones desde varios puntos del país y cuenta con un hotel, el Villa Cayo Saetía.

El territorio de la Virgen en el arte

La extensión del territorio de la Virgen de la Caridad del Cobre en el arte y la cultura popular cubanos es enorme, aunque, según publica el investigador Emilio Cueto, él ha logrado inventariar alrededor de mil obras plásticas, setecientas de literatura y doscientas de música relacionadas con ella. La Patrona de Cuba ha sido representada en estampas, vitrales, cuadros de famosos pintores y en letra de populares canciones que se conocen mucho más allá de las fronteras de la isla que la ha consagrado.

Solo recordar el estribillo de la famosa Veneración de Miguel Matamoros: Y si vas al Cobre, quiero que me traigas / una virgencita de la Caridad / yo no quiero flores, yo no quiero estampas / lo que quiero es Virgen de la Caridad.

COMPÁRTEME
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone